LA RELACION ENTRE DENTISTA Y PACIENTE

LA RELACIÓN ENTRE DENTISTA Y PACIENTE

La relación dentista-paciente además de la parte técnica y puramente médica tiene mucha
importación a nivel social. No sólo estamos intentando solucionar un problema o una
enfermedad, sino que también estamos tratando con una persona que lo está padeciendo.
Sin duda, lo más importante es mantener esa confianza a lo largo del tiempo. Y el primer paso
en la relación dentista-paciente lo tiene que dar el profesional. Al fin y al cabo, no solo es
quien debe averiguar que le ocurre al paciente; también tiene que comunicar el diagnostico.
Otra de las claves fundamentales es saber desarrollar una capacidad motivadora. Gracias a la
motivación, el odontólogo logrará que el paciente se marque una meta, que es curarse, y
tenga una actitud positiva y optimista para alcanzarla.

¿Cómo actuar?
La comunicación es muy importante en todos los sentidos y puede agilizar tratamientos.
Además de facilitar que el paciente y dentista se sientan totalmente cómodos en la consulta.
Es importante cuidar las formas en todo momento, por lo que se aconseja tratar al paciente
de usted, a menos que el paciente diga lo contrario. En la primera consulta, es el momento en
que se inicia la relación paciente-dentista, en esta primera toma de contacto el doctor
preguntara los motivos de la consulta, sus hábitos de salud e higiene, datos que formaran
parte de su historial clínico.
En el momento que el odontólogo hace el examen y tiene el diagnostico de su paciente,
deberá explicárselo de un modo claro y entendible, el tratamiento a seguir a su paciente.
No hay que olvidar que la relación hay que cuidarla, también animando a colaborar al paciente
cita a cita y de cara a sus cuidados posteriores, para que su salud oral se conserve siempre en
buen estado. Aclarar dudas que surjan y trasmitir conocimientos e información para que el
paciente se vaya haciendo más responsable de su estado de salud, sin olvidar darle los
estímulos positivos adecuados para mantener al día esta comunicación en perfecto estado.

Hay diferente tipos de pacientes:
Paciente pasivo: En este caso de paciente, el dentista en Madrid en este caso suele asumir toda la responsabilidad del
tratamiento y asume el mando de la situación. El paciente se limita a obedecer de forma
pasiva al tratamiento que necesite.
Paciente y dentista están de acuerdo: la relación que se ha establecido entre paciente y
dentista es muy buena y ambos velan por mantener el buen estado de la salud oral.

Paciente cooperativo: una vez informado el paciente de su estado bucal y del tratamiento que
deberá seguir, el paciente se muestra dispuesto a colaborar y seguir cada fase del tratamiento
con muchas ganas y motivado a conseguir el mejor resultado.

Nuestros dentistas en SOCIAL DENTAL STUDIO, ofrecen una atención personalizada,
asegurando la comodidad, seguridad, confianza y tranquilidad al paciente.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *