Irrigadores dentales

Irrigadores dentales

¿Qué es un irrigador dental?

Un irrigador dental es una técnica de limpieza mediante chorro a presión de agua, sobre dientes y encías.

Es uno de los métodos más eficaces para mantener una salud bucal correcta de dientes y encías y prevenir enfermedades dentales.

Esta técnica no sustituye al cepillado, sino que lo complementa.

La irrigación dental está indicada para aquellos pacientes que buscan una higiene más cuidadosa, también está recomendada para los pacientes que llevan implantes dentales y ortodoncia, ya que permite más fácilmente eliminar los restos acumulados en zonas donde es más difícil acceder con el hilo o cepillo. Está recomendado para pacientes con diabetes, esta enfermedad está relacionada con la periodontitis (enfermedad de las encías), y tienen que ser más cuidadosos con su higiene dental.

El irrigador dental se ha convertido en unos de los aparatos dentales más utilizado en los hogares.

Te enseñamos como usarlo:

  • Es importante que tu boca esté limpia antes de usarlo, por lo tanto deberás cepillarte los dientes y pasar el hilo dental.
  • Llena el depósito con agua o con un enjuague bucal adecuado a tus necesidades.
  • Coloca la boquilla (suele llevar varias) e introduce el irrigador en tu boca, sobre las encías.
  • Enciende el irrigador y dirige el chorro de agua a lo cargo de las encías y entre los dientes, puedes regular la presión y pararlo cuando quieras.
  • Lava y seca el depósito del irrigador y la boquilla.
  • Se recomienda usarlo al menos una vez al día y durante unos o dos minutos.

VENTAJAS Y BENEFICIOS DEL IRRIGADOR DENTAL

  • Facilidad de uso, fácil mantenimiento, sin instalaciones y ocupa poco espacio. Consigue reducir el nivel de placa y reducir caries.
  • Reduce el nivel de inflamación y sangrado de las encías.
  • No tiene contraindicaciones, lo puede usar cualquier persona, sea cual sea su problema dental.
  • Cuando usamos aparatos de ortodoncia o tenemos coronas o implantes facilita el cuidado de la limpieza dental.
  • Notaremos mayor sensación de limpieza y combate la halitosis.

Elegir un buen irrigador es importante, existe muchas marcas y modelos en el mercado.

Recuerda que la base de una buena higiene dental es el cepillado dental, el irrigador bucal es un complemento extra al cepillado que nunca debe sustituirlo. Si además hacemos uso de colutorios y visitamos a nuestro dentista con regularidad tu salud bucal te lo agradecerá.

Share:

Leave comment

Calle Rafael Calvo 5

Barrio de Chamberí, Madrid

914 268 071

Llama Ahora!

Horario de Apertura

L-V 10:00-14:00 16:00-20:00

Pedir Cita

Solicita tu cita ahora!