La higiene bucal de tu bebé, clave para evitar enfermedades

La higiene bucal de tu bebé, clave para evitar enfermedades

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Es muy importante cuidar de la boca de tu bebé, incluso cuando todavía no le han salido los dientes.
¿Sabías que el 40% de los niños tiene caries dental cuando entra en la guardería? Empezar a limpiar la boca de los bebés, incluso antes de comenzar con la dentición, es fundamental para prevenir la presencia de bacterias que están asociadas a la caries dental y otras afecciones infecciosas, que desde el primer momento están presentes en la saliva del niño. 

Hay cuatro factores que influyen en la presencia de caries en una persona: dientes susceptibles y frágiles, la placa dental bacteriana que se acumula en los dientes por un mal cepillado, el tipo de alimentación (algunos alimentos favorecen la desmineralización de los dientes) y el tiempo de exposición de las bacterias causantes en la boca.
La higiene oral de los bebés es una tarea que los padres deben tener en cuenta desde el primer momento, y en sus prácticas está no solo limpiar la cavidad bucal del niño con regularidad, sino aprender que el consumo de bebidas azucaradas, aperitivos y comidas dulces o una dieta alta en azúcares, provocan que el bebé sea más propenso a sufrir caries dental en edades muy tempranas, incluso a partir de los 19 meses de edad.

Otra forma de evitar la presencia de bacterias asociadas a la caries dental es evitar acostar al niño con el biberón, y aún más si está azucarado. Después de una toma de biberón es muy recomendable lavar los dientes del bebé, para eliminar posibles restos en su boca.
Debemos cuidar de la higiene dental de nuestro bebé
Como sabemos, las bacterias circulan de un sitio a otro fácilmente en «vehículos acuosos», así que debemos evitar en lo posible pasar nuestras bacterias bucales a los niños a través de objetos que circulan de nuestra boca a la suya (cucharas, tenedores, pajitas…), chupar su chupete para limpiarlo, probar directamente la tetina del biberón en nuestra boca, compartir cepillos dentales… pues no solo evitaremos posibles bacterias asociadas a la caries, sino también las relacionadas con catarros, constipados, gripes, herpes, etc., en el que probablemente los adultos estemos inmunizados pero los niños todavía no.
En el mercado existen numerosas marcas comerciales de cepillos y pastas dentífricas infantiles especialmente diseñadas para la delicada boca del bebé, con sabores más suaves y sin riesgo de intoxicación por ingesta accidental. En cualquier farmacia o droguería encontrarás lo más adecuado para tu bebé.

El juego es una buena estrategia para que tu bebé comience a limpiarse la boca él solito: a través de canciones, de cuentos escenificados o de coreografías el niño puede «jugar» a limpiarse la boca junto a su muñeco favorito, escuchando el cuento de los dientes, o bailando al son de la música mientras frota su cepillo en la boca.

Si tu bebé ya tiene caries dental es muy importante que visites al pediatra y/o al odontólogo. Te aconsejará sobre cómo tratarla: empaste dental, fluorización, tratamiento de la pulpa, etc. Además actualmente hay odontólogos especialistas en niños, en el que sus tratamientos son prácticamente indoloros y nada traumáticos, donde tu hijo se sentirá en un ambiente seguro y cómodo

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Share:

Leave comment

Calle Rafael Calvo 5

Barrio de Chamberí, Madrid

914 268 071

Llama Ahora!

Horario de Apertura

L-V 10:00-14:00 16:00-20:00

Pedir Cita

Solicita tu cita ahora!
Call Now Button