¿Por qué su hijo podría necesitar un mantenedor de espacio?

¿Por qué su hijo podría necesitar un mantenedor de espacio?

Los niños pueden necesitar mantenedor de espacio, si en temprana edad pierden un diente de leche, se extrae el diente por caries dental, también por agenesia en dientes temporales.

Se denomina mantenedor de espacio a los aparatos fijos o removibles para preservar el espacio que han dejado uno o más dientes, siempre que su uso este comprobado mediante el análisis del espacio. Su propósito es guardar el espacio que ha dejado el diente temporal y permitir que brote el diente permanente y que este llegue a su lugar. Los dientes de leche son importantes para el desarrollo del hueso, dientes y músculos maxilares y ayudan a guiar a los dientes permanentes en la posición, cuando se pierden los dientes de leche.

Si no se mantiene el espacio los dientes pueden moverse y necesitar luego ortodoncia para corregirlos.

HAY DOS TIPOS DE MANTENEDOR DE ESPACIO
MANTENEDOR FIJO:

Son aparatos constituidos sobre bandas o coronas preformadas, colocado en los dientes adyacentes al espacio perdido, sobre los que va soldado el alambre que abarca el espacio sin diente.

Sus características generales son:

Metálicos, generalmente guardan el espacio de un solo diente, mala estética, requieren menor vigilancia del odontólogo, pueden dificultar la higiene dental, no precisan mucha colaboración del paciente.

Se emplean para reemplazar incisivos, caninos y molares temporales, pacientes poco colaboradores, pacientes de muy corta edad, por alergia a la resina.

MANTENEDOR REMOVIBLE:

Los mantenedores removibles son muy similares a los aparatos de ortodoncia y por lo general están hechos de acrílico, a veces puede usarse un diente artificial para rellenar un espacio que debe permanecer abierto para el diente que no ha brotado. Son colocados en boca mediante ganchos en los dientes adyacentes a los que se le pueden añadir elementos como tornillos o resortes cuando se trate de recuperar espacio.

Sus características generales son:

Permiten el reemplazo de varios dientes y de sus funciones, están hechos de acrílico, retenidos por ganchos, son más estéticos que los retenedores fijos, se necesitan controles más frecuentes para ajustar los ganchos, la higiene es más fácil, requieren colaboración del paciente, impiden la extrusión del diente de abajo (antagonista).

Se emplean para reemplazar incisivos o molares temporales o pérdidas múltiples de dientes, pacientes colaboradores y que puedan ser revisados periódicamente, por indicación estética, en pacientes propensos a caries ya que permite una mejor higiene.

Las desventajas son que se pueden perder con más facilidad que los fijos, se rompen también con más facilidad y se depende mucho de la colaboración del paciente.

Share:

Leave comment

Calle Rafael Calvo 5

Barrio de Chamberí, Madrid

914 268 071

Llama Ahora!

Horario de Apertura

L-V 10:00-14:00 16:00-20:00

Pedir Cita

Solicita tu cita ahora!
Call Now Button