Pages Navigation Menu

Clínica Dental en Madrid Rafael Calvo Nº 5 914 268 071 Junto a Metro de Iglesia - Metro Bilbao Madrid

El chupete no produce malformaciones dentales si se abandona antes de los tres años.

El chupete no produce malformaciones dentales si se abandona antes de los tres años.

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”justified” text_font_size=”14″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Además de reducir la incidencia de muerte súbita y calmar la ansiedad y el dolor de los niños, los datos muestran que, si se deja de usar a los tres años, los perjuicios sobre la dentición son reversibles. Son muchas las ideas erróneas que siguen rodeando al uso del chupete. Poco a poco casi todas han ido perdiendo fuerza; no así la creencia de que deforma la dentadura de los pequeños.

Un estudio publicado en la revista General Dentistry aclara que siempre que se deje a tiempo, este dispositivo es, incluso, ventajoso.

El deseo de chupar está relacionado con la necesidad esencial de sobrevivir. Muchos bebés siguen chupando después de haber terminado la toma, lo cual no se debe interpretar como una falta de alimentación. Sin embargo ese deseo de chupar no desaparece en los primeros meses de edad y es frecuente encontrar a niños con 3-4 años que succionan (sus chupetes o sus dedos pulgares) con intensidad.

Hace años, parecía que este artilugio que tanto gusta a los bebés se había convertido en el culpable de que los pequeños no quisieran tomar el pecho materno, de que cogieran una infección de oído detrás de otra, de que fueran tontorrones y malhumorados cuando no lo tenían en su boca y de que sus sonrisas fueran un auténtico desastre y “carne de ortodoncista” por lo que evitar el chupete se convirtió en una especie de máxima pediátrica. Con el tiempo, la evidencia científica ha matizado la mayoría de estas creencias hasta hacer de dicho instrumento algo muy útil; tanto para los niños como para sus padres.

Todas estas creencias han ido desterrándose o, al menos, matizándose gracias a la realización de trabajos científicos al respecto; excepto la de que el uso del chupete está unido indefectiblemente a ciertas malformaciones dentales cuyo único remedio son los brackets de ortodoncia. No obstante, un trabajo publicado en el último número de la revista“General Dentistry” ha terminado de echar por tierra esta idea afirmando que el chupete no es tan fiero como lo pintan para la dentadura de los más pequeños de la casa.

El chupete reduce la incidencia de la muerte súbita del lactante, es un analgésico muy eficaz en procesos dolorosos y, por añadidura, los efectos perjudiciales que ejerce sobre la correcta alineación de los dientes son pasajeros. Eso sí, para que las piezas dentales vuelvan a su lugar el chupete debe desaparecer antes de los tres años de edad.

Cuando un niño se introduce la tetina de un chupete en la boca y lleva a cabo lo que los expertos denomina succión no nutritiva (el propósito de este acto no es ingerir alimento alguno) los dientes centrales inferiores se desvían paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el mismo plano, pero en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera (dientes de conejo). Con el tiempo, los caninos (colmillos) chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente (mordida abierta). Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que, finalmente las líneas superiores e inferiores pierdan su paralelismo (mordida cruzada).

Se estima que, para que las malformaciones sean apreciables, es necesario ejercer una presión más o menos constante durante seis horas diarias, aproximadamente. El factor tiempo, junto al de la energía que el pequeño aplique en la succión marcarán la diferencia en este aspecto.

«Eso explica por qué muchos niños que usan chupete no desarrollan ningún tipo de maloclusión dental», matiza Jane Soxman, autora del trabajo y miembro de la Junta Americana de Odontología Pediátrica, en referencia a los críos que usan el chupete en momentos puntuales; al irse a dormir, por ejemplo, o se limitan únicamente a sostenerlo dentro de la boca sin chuparlo. El uso continuado del chupete descoloca los dientes pero esta situación, tal y como se refleja en su trabajo, es reversible apenas unos meses después de interrumpir el uso del dispositivo. El motivo esencial es que no llegan a producirse malformaciones de la articulación temporomandibular ni deformaciones óseas significativas que modifiquen la arcada dental definitiva.

Por estos motivos, y a pesar de que los expertos creen que es conveniente ir quitando el chupete en torno a los dos o tres años, lo cierto es que también especifican que no se trata de una regla fija, ya que hay otros condicionantes que pueden hacer que estos plazos sean flexibles, como el grado de madurez del pequeño o determinadas circunstancias médicas o psicosociales.

No hay ningún dato definitivo ni a favor ni en contra de su uso. Sí parece razonable recomendar lo siguiente:

  • Intente no utilizar el chupete en los primeros días de vida. Aunque la tentación sea grande, probablemente sea mejor resistirla, dado que favorecerá la instauración de una lactancia materna eficaz.
  • Evite usar el chupete como método para poder retrasar una comida.
  • Parece mejor que su hijo utilice un chupete para saciar sus ganas de chupar, en lugar de uno de los dedos de su mano (generalmente el pulgar).
  • Si su hijo utiliza chupete, no tenga uno sólo, dado que es fácil que se pierda, lo cual, en algunos casos, supondrá llantos, pataletas, etc.
  • Muchos niños utilizan el chupete para tranquilizarse, sobre todo en la época del destete o en ausencia de los padres. En niños mayores no los reprenda por su uso, ya que ello dificultará su retirada definitiva.

Para que el chupete sea seguro debe cumplir con las normas fijadas por AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación): debe estar hecho de material plástico, tener bordes redondeados, poseer una anilla o tirador que permita extraerlo de la boca y la tetina no puede ser superior a 3,3 cm. Por último, la base del chupete debe ser lo suficientemente grande para evitar que el niño pueda introducirse todo el chupete en la boca, con el consiguiente riesgo de asfixia.

En cuanto a los cuidados, es aconsejable cambiarlo con cierta frecuencia, sobre todo cuando el niño ya tiene dientes, para evitar que el niño se atragante con los pequeños fragmentos que pueda arrancar al mordisquearlo.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Escribe tu comentario

Nuestros Doctores, Dentistas son miembros de las siguientes Sociedades Científicas:

La clínica dental Social Dental Studio en Chamberí Madrid goza de los mejores profesionales y de la tecnología más moderna, algo que nos distingue del resto de clínicas dentales. Provista de la mejor tecnología, mejor material odontológico, mejores instalaciones, y mejores dentistas. Clínica dental referente respecto al resto de clínicas dentales que están ubicadas en Madrid. No hay una clínica con mejores instalaciones, salas especiales para niños y acceso y espacio para personas con movilidad reducida. Sin duda la mejor opción es acudir a la clínica dental Chamberí, en uno de los mejores barrios de Madrid, donde recibirán un trato muy especial y con una garantía de éxito en todos los tratamientos con un trato muy humano y siempre en manos de los mejores profesionales. Daremos solución a todos sus problemas bucodentales. Se encontrarán con una clínica dental de trato familiar y podrán beneficiarse de los mejores servicios con los mejores dentistas y estomatólogos.
Como paciente esta es tu clínica dental en Madrid de confianza donde poder optar a los tratamientos mas avanzados de esta clínica dental Chamberí que nos hará olvidar los problemas dentales, y de esta forma poder siempre mejorar nuestra salud bucodental a todos los niveles.
Clínicas dentales Chamberí, un acierto con sus salas para niños y su acceso para personas con movilidad reducida.
Nuestra clínica dental ha sido considerada como una de las mejores clínicas de implantes en Madrid y mejor clínica dental Madrid por muchos de nuestros clientes.
.